HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me despertó Kavka.. A ratos duerme como los osos y a ratos alborota toda la casa. Ahora está mordiendo un trapo.. tengo que tener cuidado porque se traga y muerde todo lo que pilla. Para mí es casi nuevo tener un perro cachorro... cuando estaba el Thor, yo era una niña... y tenía la misma insconciencia que el perro... ahora todavía nos tenemos que conocer.. aprender a interaccionar.. a reconocernos y avalancharnos.. ahora él es como una gota de fuego amando la vida... es entrópico, lo descubre todo y acude con violencia y alegría... Todavía es muy pequeño, no sabe subir ni un escalón. Ha cambiado completamente mi cotidiano.. y mi escritura también flota sobre ese golpe de viento. 
Hay todavía nieve en el monte y en los tejados... cruza una bandada de cuervos, el silencio escribe un infinito que se desabrocha sobre el oblicuo recuerdo de tu voz... y allá a lo lejos retumban pianos ese soliloquio que encharcaste sobre horizontes que no volvían a acogerte... y también crujían sobre las olas pasiones que olvidarían todos los cuadernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario