HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me despierto.. hay escarcha por todo el valle... estaba soñando algo que no logro recordar.... estaba profundamente dormida... comienza el pensamiento entre las fluctuaciones del abstracto y de la ausencia... nombra el amanecer en mis ojos al espíritu de los ciervos.. Kav está comiendo... es un huracán... la helada nos saluda desde su corazón abierto en el espíritu de las montañas. Las palabras empiezan a buscarse a sí mismas.. donde esos ojos han derretido del horizonte la sombra de tu casa. 
He estado eléctrica estos días... derramada sobre un entusiasmo y una oquedad de hoguera entre los escombros de tu piano... he estado distante de la introspección del poema, del ejercicio de mi hueso en la lengua del colibrí.. en el silente de la nieve. Ahora busco retornar a ese papel doblado que en tu papelera absorvía el vino del delirio y sacaba mi corazón a la sombra de un quimera desangrada en tu cuchilla, porque ya no eras nadie, ni podías marcharte ni desaparecer del canto de los trenes en los peremnes golpes de la mar sobre los poemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario