HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me han puesto un enchufe en la galería en un lugar donde no llega el perro. Y he preferido volver aquí... por las ventanas, da la sensación de que no hay paredes, de que no hay sombras clandestinas acechando el silente de la descomposición de los bodegones. Además aquí escribí los últimos dos años..  y algo en mí que se reconoce y se siente en casa.
Han venido a traerme algunas cosas X. e Y. Y he sentido un vértigo raro y abstracto. Una neurosis semántica. En algún momento sentí que todo se iba volando por los aires.. al ver la tensión y la pelea entre ellos..... algo de las invisibilidades empezó a entrar en mi subconsciente y a pincharme entre extremos y sentimientos punzantes. Como mirar 30 años condensados allí, colgados del mismo sepulto... sangrantes... Como sentir un naufragio.. y verme entre una espada y una pared. Aunque oculté mi monólogo interior y actué como si nada. Tratando de llevar luz. Tratando de que no nos devoraran las ratas. Sólo estuvieron 15 minutos.. pero mi ser se fue volando por los aires. Y tardé un largo rato en recuperarme. 
Tengo esa jodida hipersensibilidad neurótica desde que nací.  Y son esas invisibilidades las que afectan a mi conciencia y a mi manera de mirar y relacionarme con el horizonte y con la palabra. En el fondo son metáforas. Son atentados del subconsciente, lo que pasa que son Conscientes. Me viene una sinestesia,  un cuchillo de espanto, de pérdida del equilibrio, y empiezo a ver fotografías condensando muchos años.. a través de raices que se expresan como símbolos de sueños. Y me hago putamente delicada y evanescente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario