HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Nieva... luego iré a dar un paseo, a crujir mis indecisiones sobre lo indefinido y no hacer sino el tambor y el hacha de un boicot del monte contra las casas.
Yo estoy retirada del mundo laboral y del cívico, por una obsesión de luna llena, por un acordeón de vino tinto entre los barracones de los que flotan en el espacio vacío enamorados del fuego y del jodido olvido que se recuerda con hiel y con helicópteros cuando vamos ebrias y la noche se quita las bragas.
Yo tengo la misma vida que las gallinas y los cuervos, que los viejos y que los niños entre el barro. Abdiqué de muchos mundos... y tuve la suerte de recibir siempre la limosna de los cuidadores de los muñecos de nieve.  Por eso puedo dedicarme a escribir y a buscar la forma de las nubes, el perfil de las balas en medio de ninguna parte y la canción.
Estoy ya desterrada de otros destinos y además no tengo ni puta idea de ser entre ellos. Yo quiero hacer mi refugio de perros y espantapájaros.... emboscar los ascensores de la niebla, entre amores-oruga y antes de cucaracha.. cantando el terraplén de los advenedizos de toda fortuna.
Aunque siempre hay una deuda con el asesinato al rey y al burgués.

No hay comentarios:

Publicar un comentario