HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

no es oscuridad... es ese suspiro de muérdago en tu losa arrodillada cuando de frente a un incendio los salvavidas eran cicuta enrollando en la opacidad de tu entrega un salto al vacío... 
es esa voz oculta que aquella noche al lado de tu escritorio abrió el vientre de la nieve para que andaras la senda de la sombra sin fingir en la palabra; porque ella es la coraza, sin ocultar la herida de la pobreza
es aquello en lo que fuimos acogidas cuando todo lo otro era quimera colgando como una despedida de hachas la retórica de los significados muertos de miedo dentro de ese disfraz.. y antes hay que decirlo, después ya querrá retractarse el hálito, pero ha de salir la criatura acorralada por la conciencia para tocar los órganos del abismo.. y dejar volver a los pájaros al fondo del luto y echar vino

se ha ido todo lo demás.. la equivocación es la única senda fiable ahora.. y debo seguir entrando aquí hasta mirar la mirada que me está cegando y romper sus pupilas en la desnudez de la galerna

No hay comentarios:

Publicar un comentario