HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Pasó hace ya mucho.. cuando el ojo de buey latía tu voz al escombro de mi guitarra y se alzaban los héroes del pesimismo kamikazes asaltadores de chapisterías y de tiendas de caramelo, cuando la heroína estaba llevándose al abismo a los equilibristas de la nitroglicerina.
Ocurrió cuando en mi pellejo aún vivía aquella mujer de vestidos de caracola y belicosa esperanza en lo imposible. Hoy proscrita.... entre tus letras de tiza y vencejo. Porque hay unas escaleras desde el nido de la cigüeña al fuego de los olvidados, y subimos por allí y ninguno de los dos volveríamos a encontrarnos.
Ya no nos hace llorar. Sólo escribir literatura. Beber una botella de más de vez en cuando. Y amar a las ballenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario