HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Todo es pis de brujas.. allanando la morada de esos desheredados recubiertos por monguis y desfallecimientos de espejos de manos en la vía intravenosa de un umbral oblicuo.
Mi mente tiene una ballena varada.. en algua orilla llena de pecios de soliloquios entre caracolas, hogueras y agujeros. Mi mente es una entropía de genitales de duendes y de mamuts, de hachas neandertales y arbolados naufragios chupando del cielo la bala de una tumba.
A veces soy completamente estúpida... como si estuviera volando con el estramonio.. me quedo rodeada de penumbra y no me acuerdo ni de la tabla del dos. A veces me hiervo de la inspiración y de las abstracciones y siento que estoy en el abordaje de barcos de gas incendiario devolviéndole la música a las tumbas de mi fango.  
Mi incultura general... me descuerda balsas de hachís y de rayos de sol, sobre párpados de estatuas en huelga. A veces no sé mucho más que los gatos y las chinches. A veces me importa una mierda.  Estoy enfrascada en el diccionario del humo, en la miseria de mis sentimientos removiendo la tabla de pinturas y el fervor del nihilismo. No leo casi libros ahora, porque siento que no tengo tiempo para nada, aunque me quede horas mirando los chopos esperando el resplandor. 
Tal vez se me quedó algún cable cortado o conectado con Marte, en mis viajes con las drogas y por los sótanos del manicomio. Tal vez el delirio  de mi casa amamantándome sobre los pinchos de las ruinas y la ternura de los zorros me dejó también un anacoluto insaciable respecto a la ética de la humanidad y al valor de las cosas. Y los cien años de perdón del robo, me los tomé al pie de la letra para sufragar la inmortalidad de las urracas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario