HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Todo está revuelto con Kafka...  he estado cantándole una canción de Carlos Puebla... y he sentido en sus ojos... el trombón de la guitarra... como si el perro se carcajeara. No estoy aún concentrada en la introspección del poema... Kavka me ha revuelto todo el corazón y me distraigo de la escritura para estar con él, tengo que estar al cuidado de que no muerda los cables eléctricos, ni se trague porquerías... a veces es infatigable.. él está llenando muchos espacios de la nada con su estrépito y esa belleza indómita de los perros. Ya no me acuerdo casi de esa melancolía de marzo presidiaria de las gaviotas del fuego del fondo de tus tripas. Ahora son tiempos irracionales y enamorados... del descubrir otra vez el juego, la fe dadá, la alegría de los vagabundos. La soledad preñada por colibries y cocodrilos. Aprovechar con delirio el tiempo, no preocuparse hasta que el cielo caiga sobre mi cabeza, no llorar ninguna pena, hasta que sea inevitable y cuando ocurra eso, hacerlo con rock and roll y con vino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario