HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ya empieza a irse el sol.... cantan los gansos.. y se oyen ladridos de perro. Casas de escarcha donde abandonaste tu bolígrafo en mi cuerpo y los suelos nunca más nos sostuvieron. Estoy frente a la ventana de una canción de tango y de sótano de barco en celo de tu belleza y de tu exilio. Tengo 30 años y apenas el recuerdo de haber estado en la mar y en el corazón de los perros. Todos los otros lugares son difusos y fueron el robo a la palabra, a la cordura y a las pistolas. No siento aún así que haya perdido nada... simplemente he ido hacia la libertad de la carencia.  Sueño lo mismo que soñaba a los 12 años. La sociedad me hace perder menos el tiempo y el grito. El silencio da doscientas vueltas más sobre la luna que antes. La soledad es voluble y multitudinaria. El amor sólo es un poema sin dueño y sin gloria. Mi vida va yéndose hacia el aire...... A penas me sujeta un bodegón y una carcajada de sidra.. la hechura sobre el calendario. Casi todo es del éter. Hay cuatro o cinco personas capaces de hacerme perder la razón y tomar los cuchillos. Pero son también mi ateismo, mi botella de vodka y las manos congeladas en una estación de autobús.
A medida que he ido caminando hacia vida e ido alejándome de las otras vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario