HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ya ha pasado el suficiente tiempo para que sean devoradas esas palabras por las palabras mecidas en las ruinas hambrientas de los caballos del apocalipsis. En mi viaje con el estramonio.. aparecieron cuatro caballos corriendo embravecidamente hacia mí... al borde de un acantilado... uno de ellos, inmenso, creo que era blanco, relinchaba con la potencia de un abismo y alzó sus patas a un centímetro de mi cuerpo en posición de guerra. Creo que quería mostrarme algo que era un agujero entonces en mi vida.. y enfrentarlo con un cuchillo sobre mi matriz y mi derritimiento. Recuerdo que aunque estaba volada por la planta, escribía en un papel, las cosas que veía para que no se me olvidaran, aunque como tenía muy dilatadas las pupilas, no veía el papel, y después no entendí la mayor parte de las cosas que escribí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario