HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ya se ha ido mi madre... y por un lado.. oigo un gratificante silencio y alegría de volver a mi soledad. Ella a veces me bombardea la cabeza. Aunque me da ternura cuando me recuerda a la abuela. Empieza "ay cómo está esta mesa,  cuántas cervezas has bebibo desdeluego, qué mal, qué mal, dónde tengo el reloj, ¿me viste el móvil?, hay que ir a hacer esto y esto otro y lo otro. Y cuando estoy escribiendo me interrumpe... ve problemas por todos los sitios... y los escarba y lo pone todo volando por los aires, pero no con el fin de arreglarlos...sino de hacer grietas en la pared... y de "vamos a discutir el concepto con el fin de discutirlo" Eso pasó siempre en mi familia materna. Hoy me dijo "mareva, ¿dónde tienes el peine?" yo le dije "¿alguna vez viste que yo use el peine para algo? si yo no me peino desde hace meses" Aunque a veces también me hace reir Pero yo necesito el espíritu de los perros y de la estepa, el vino de la nada y la expansión del silente, para poder escribir y pensar con claridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario