HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Yo maté muchas neuronas... con ciertas drogas. Jodí ciertas facultades mentales con el abuso del éter. Y esto no tiene romanticismo. A veces he cantado a la épica de la locura. Pero la locura también es un infierno. Mi poesía ha defendido la locura frente al mundo.. frente a los cuerdos que la señalaron, que quisieron que yo me sintiera una enferma.. y quisieron que me revolviera en el fango olvidando los motivos y la razón de mi locura.
 Pero la locura también devora el alma.. cuando te agarra a sus monstruos. La locura lo roba todo. Los amigos, los sentimientos, la familia, el lenguaje, la empatía, la idea de la realidad, la idea de existir.. el pensamiento, la filosofía, hasta la poesía. 
He conocido también una locura hermosa, amante, creativa, me he sentido un pájaro, una estrella, un duende. He sentido liberarse en mi cada gramo de tierra, cada palabra que conocía, cada herida que me había hecho haber nacido.
Pero el precio es el infierno. Cuando salí del último brote psicótico... entré en un estado de muerte y profunda depresión, desrrealización y agujeros negros en la identidad.
Fue la escritura la que cosió esas grietas. Ahora ya no estoy loca. Y no me pregunto si tengo alguna cicatriz en la mente ni en la mano vacía buscando en tu mano. Voy hacia la vida. Voy desarmada. Voy buscando que la luna llena esté en mi pecho para cruzar la mar.

2 comentarios:

  1. Sí, mas...

    http://www.palabravirtual.com/index.php?ir=ver_voz1.php&wid=286&t=Pero+ya+no+hay+locos&p=Le%F3n+Felipe&o=Le%F3n+Felipe

    ResponderEliminar
  2. y que una locura tan literal como la tuya no deje nunca de cruzar los más hermosos mares... nunca antes un líquido nos llevó a tan bella meta, como la placentera orilla de unas letras, de un libro, de una lectura...
    enhorabuena por tu escrito, me cautivó sabiamente hablando o en este caso, escribiendo :)

    ResponderEliminar