HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora ha salido un poco el sol entre las nubes... y hay una canción de bodegones y de distancias. Del anacronismo de los cangrejos en el granito regurgitando almanaques que no hicieron parada en tus valles de difuntos ni de pájaros. El yo, es polvo y carrusel de opio. Es tinta derramada sobre las astas de los ciervos besando en la luna, la luna de tus besos, viudos de mi porvenir. Esculpiendo postales de viajes hacia el sur entre los copos de nieve y las sillas vacías sentando mis ruinas a tu mesa.  Amor de truhanes y de olvidados domadores del petricor y de la ausencia, en botes salvavidas de la metafísica de los protozoos cuando la anemia del viento golpea en tus balcones los diarios calados del hollín de mi manera de marcharme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario