HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora ya la noche.. las palabras que se dan la vuelta, rasguñan tus papeles roidos en el grito de la ausencia y siguen como si nunca hubiera ocurrido aquello en Madrid ni el cierzo adivinara la guadaña que entre tus dedos desvirga esa flor de las profundidades que se traga el alfabeto cuando acercas en las llamas, todos esos años cortados en los labios de los muñecos de nieve.
Es como si hubiera caminado durante siglos la noche de tu luna. Y la soledad recogió el abuso del paraiso en los barracones de tu sed. Y aquí, en el centro de la nada.. los noctambularios abren sus aullidos para acogerte otra vez raíz de lo que se marcha, sin herirte de melancolía ni de los golpes. Como los que ya no tienen mundo ni pasado. Encima de un vaso de vino, tecleando los puertos robados de un exilio.. mientras la noche te roba de los poemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario