HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

anti cierto tipo de mujer

esas pijas que pegaban fotos de revistas de peluquería en los libros del colegio
que dibujaban coranzocitos en su cerebro-manual de autoayuda
esas zorras, hijas de marujas que serían convecidas por Albert Rivera
esas que iban a tacón y carmín y ropa de marca, siempre en lo alto de las nuevas tecnologías
con sus antepasados militares y franquistas, amigos de curas y de playas con sombrilla y pecho dominguero
esas que pasaban desapercibidas siempre para la policía y el castigo de expulsión
esas que les daban asco las cucarachas
esas que se subían a una silla si veían una rata pero no les espantaba la peste de su clase acomodada
esas del que no llora no mama
esas de la fragilidad para entrar en el mercado  y en la cama de
esas que tiraban la piedra y escondían la dignidad y la sangre, sólo cuando estaban a salvo, protegidas por sus alarmas de seguridad y la masa
y escupían con su ética de sapo iscariote, al diferente, a la que no hacía círculo con sus pompas de jabón y maquillaje y tijera de oro y billetera
esas que daban carta y mesa, al patriarcado y a la sumisión de la mujer, castración de pájaros
coleándose como objetos de cirugía estética... con el celo de los burgueses codeándose con el hedor del palacio
las más peligrosas machistas
esas que hablaban de la paz y de la democracia, cuando tenían dentro todos los rencores de la clase alta o de la clase media masturbadora de los tratos de usted, envidiosa del palacio y de subir más entre sus prostíbulos
todas esas mujeres de cotillón y de cristo
todas esas de centros comerciales, de tomar el té con el dedo estirado
todas esas que despreciaron a lxs que nacieron en el suburbio y echaron sus cristales sobre el lobo cuando estaba herido y era minoría
que temieron la verdad del borrachx y del punki y del niñx de las aves..., con su manicura, con su feminidad de víbora y de rata retardada por su mamá
todas esas que me hicieron sentir más hombre que los hombres, más bestia que Franquestein, más fea que la enana blanca y la muerte
todas esas que amamantan en sus pechos, hijxs del capitalismo y de la hipocresía, mercenarios de la ceguera de los que quieren salvarse
todas esas que lloraron con el Titanic, que creyeron que la poesía era una nube y todos sus versos están envenenados por el amor de las telenovelas y las urnas podridas de una democracia de lombrices
todas esas... que en la Alemania Nazi, fueron asesinas y torturadoras
las que volverán a serlo si se dan las circunstancias
las que denunciaban a los maquis, a los gays y lesbianas, a lxs diferentes, a lxs que no comían de su mesa de manteles
las que insultaban al raro de la clase
las que eran las primeras en condenar al que había robado un banco, sin reconocer el robo de las instituciones y del capital, al oprimido
las que le chupaban la polla al alcalde, al empresario, para ganar un armario de nogal en el salón
las que condenaban por rojos, para ver si se podían quedar con sus tierras
las que atacaban a las madres solteras y a todas las que se levantaban contra la moral del presidio
las que iban con biblias borrando sus propios crímenes
las que hicieron la comunión y se casan de blanco delante de un cura

las que celebran el día de la mujer rodeadas por el capitalismo
las que siguen ahí... las que seguramente han votado al PP y hablan de la "dictadura" de Cuba, cuando nunca han entendido los motivos del que lucha, porque nunca han padecido el hambre ni se han solidarizado con el avasalladx

las zorras vestidas con abrigos de piel

las que siempre han estado en el bando de los que ganaron la guerra

las que siempre serán enemigas

1 comentario:

  1. Hay que tener anticuerpos para la encarnación femenina del mal. No creo que exista una mujer que se adapte completamente a tu enunciado; de existir un animal así, tendría que empezar a replantearme el infierno y las adulteraciones.
    De todas formas, la antítesis, el otro ser de su contrariedad, debe ser un ángel con un fusil de asalto en el corazón de los pronombres.

    ResponderEliminar