HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ayer tenía angustia por la noche, la sensación de no poder respirar bien. El boicot de los dedos de arcilla de un sueño cayendo 200metros bajo tierra cuando tu casa sacrifica la puerta de salida y nos pegamos derramadamente a un hueco que lasciva en tus párpados el beso negro del olvido. Y mi piel cierra tus ojos en la noche en la que nunca importó qué hicimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario