HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

te vas mordisqueando
como una tijera de sal cayendo de mi espalda al retrato de tu agosto en cuarentena
y golpeando ventanas con tus huesos
mientras la intemperie llena de violencia el pasado insolvente en ese enamorado robo
trago alfabetos con whisky y luna llena
donde la lija de tus ojos hiela mi tiempo
y la palabra es un cronopio y un ladrido
y los que venden fe ya están muertos

No hay comentarios:

Publicar un comentario