HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

fue naufragio
y paradoja de elfo
al humor negro de la via
atravesada en tu cuchillo
cosiendo ojos al cubismo

muy lejos del párpado que te acunara en mi inexistencia como mi único retorno

fuimos tripulación de un barco de opio y serpientes
con la mar encayada en la bala que atravesaba el cielo

y ese sueño de mamuts
muertos de sed en tu papel de calco
jugando a la plastilina con el alarido de esos tambores y lanzas
que un neandertal juró en venganza hacia los hijos de la noche

No hay comentarios:

Publicar un comentario