HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

ya, déjalo
la esquina de la puerta se lo dará a la carcoma
ella a la nutrición de la lluvia cuando viene seco el libro de la muerte
cuando tu corazón empapada traspapela la calima
y acá dentro hay ejército de retractores de la ley de gravedad desviviéndose por tus errores cuando sangra la escayola
y vuelvo a dibujar con la basura, el nombre de la mariposa
y tu crucifixión desoyó la vuelta, encayó en mi lágrima, siguió con el martillo separando más la distancia

No hay comentarios:

Publicar un comentario