HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

ha sido denigradadado en el arpón surrealista de tu bulla de la medianoche cuando en picado se estallaban los pájaros en la cuarta copa de más de tu trasnoche de buscador de motivos debajo de las piedras
cuando el sacrificio del poema, nos dejaba sin casa, desabrigadas en el apuñalamiento de tu semen en el piano que daba las horas cuando no nos sujetábamos en ningún mundo y ahorcado el autor, chupábamos tinta y canto, de la tumba del sol que empapada en tu cuerpo me llevaba al alba del grito

No hay comentarios:

Publicar un comentario