HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

voy hacia el estremecimiento del silente del chopo, de la cascada de la senda sin pasos, de la palabra sin letra, de la tierra sin dueños, sin frontera ni espacio que coaccione, el asalto del rizoma
me voy hacia la abrasión de la soledad en la sinergia de metáforas, donde los pastores duermen sin ganado debajo de la luna, donde no llega el verbo ni la teoría
me voy de todos los almanaques que crucé, de todos los libros que pasé de página en tu sangre y en tu ginebra, de todo lo que supe cuando quería llegar a una casa, me voy de mí misma, atentada por el viento, donde todo ya canta una despedida y llueve salitre y peces

No hay comentarios:

Publicar un comentario