HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

a trancas y barrancas
del orgasmo de la luna
de las llagas de tu voz soplando amor en una sepultura
bebiendo de mis cicatrices, literatura
lloviéndonos mendrugo y agujero
cayendo al colchón del éter
olvidando, como se sale a matar, como se vuelve a los pechos de la madre, en un box de urgencias, sin recordar cómo coño llegamos ahí

somos la evolución de la derrota
con armónicas de huesos de cabra
con plantas mágicas empujando la ausencia que cubrirá tus párpados

me columpio
en el ajedrez derruido de tu purgatorio
y siempre sale, muerte al rey y a la patria

con los pies dentro de la mar
con el corazón en el quinto pino menstruando una tierra imposible
con gramófonos en lugar de brazos
con perros en lugar de monedas
con el aire, en lugar del trabajo
y una amanita en vez de el cielo
y lo inalcanzable borrando tu cuerpo dentro del mío
devolviéndonos a la hoguera como fusil de los desheredados

No hay comentarios:

Publicar un comentario