HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

se rompen en mi cara
palabras huérfanas
soplas demasiado alcohol en las vulvas de la muerte
y luego escarbas en la tinta el quebranto de las noches sin luna
deshuesadas de la fe compartida
que se hizo un crimen por respetarla
la fe es una puta, cuando le damos demasiadas uvas para que las pise y nos la magreé y nos envie de vuelta un cacho de amor en alguna morada que no sea destruida por el fuego

es mejor no necesitarla
robar el sueño a Mercurio

andar aquí sólo por el gusto
porque viven los arándanos y los zorros
porque en los charcos a  veces oigo tu nombre
y es muy caro mirarte en los sepultos
y me mata no recordar cómo y no poder evitarlo

No hay comentarios:

Publicar un comentario