HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

ya no viene con el sentido
viene con la llama, con el sepelio, con la mesa apostillada en tu rodilla rota, alzada de la carcoma en la explosión del blues
viene con lo que perdiste borracha en un taxi que alguien pagó para que llegaras a casa
y nunca llegamos
a la hora de la niebla, cuando se rompen las farolas, la sinceridad se pone asesina
y tú eres mi talón de aquiles afilado en el cuchillo

seremos la exclusión semántica de una declaración de amor escrita con tiza en el muro donde mean los quinquis, donde vuelves ebria de perros a escuchar el escupitajo de algún dios que no soportó el espanto

No hay comentarios:

Publicar un comentario