HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

no puedo cansarme
no escribir es darle espuelas y navajas a la muerte
conceder a la extorsión del fango la supuración del espacio vacío, como papel de calco, de todas las perdiciones apuñaladas en la tierra húmeda por el hielo
no puedo ceder a la abrasión del grito de la esquizofrenia, el nombre de tus flores, aunque sean puñales en mis pechos, aunque tu mismisima madre deseara tus huesos en el vientre del infierno

lo tomaré de la nada
si no lo da la música

lo escribiré entre tus piedras matronas del olvido
si no se deja hacer en la lluvia

hemos llegado tan allá, tan sin ti, tan lejos
por vehemencia
llegadas aquí, no se para, jamás se renuncia

No hay comentarios:

Publicar un comentario