HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Bucear la pérdida... en trenes de juguete sobre infinitas pasiones que no sobrevivieron a tu whisky ni a mi nada.
El perfume de los manzanos pegando su cabeza como una bala a un sueño que inverna donde tu delirio tiene todas las armas.
Con ese hueco hechicero de mis pobrezas. En la cuerda floja de un trapecista ciego de setas en las cuencas arrancadas de tu leteo.
Y la belleza y el disparo de una inmensidad desecha en un viejo sueño que no cedió en el luto de la nieve la anchura de tus ojos.
Cuando la soledad es esa espía que me espera al doblar la esquina, con tus ruinas en mis labios.
El vértigo de no tener 15 años y sentir inmortal el beso de los lobos.
El vértigo de saber que morirás y no tener nada en la mar que arañe en el piano el retorno de los ciervos.
Todos esos rifles de la flor prohibida.. ya sin manos en su gatillo, tragados del polvo que tragó el Quijote con una lanza en mi pecho regurgitando la isla que profanó tu suicidio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario