HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Cantan los cuervos.
He estado jugando con Kavka. Su llegada a mi vida, ha cicatrizado el quebranto de mi soledad. Ha escrito otra vez un pentagrama de juego e integridad.. en los racimos que pisoteo del almanaque, en la soldadura de tus años debajo de la nieve, golpeando en mi pintura un soliloquio perdido.
Hoy ya no estoy sola. Los áarboles devuelven un eco que empapa mis ventanas del nacimiento de hiedras. Y la pasión escarba en la grieta de la pared el regurgir de un rostro que canta junto a los espigadores.

Hay una armonía del caos.
Un encuentro en el agujero.. ensalivando la ventaja de La Nada... en el suicidio del pronombre.

Todo lo vivido, en la epifanía de la literatura, vuelca su transformación a la lengua del valle. Y me permite abrazar violines donde los pasos son guadañas que toman de la luna el filo que luego tu escritorio empolva de moho de flores en la pandemia de espadas-xilófono del hueco del nacimiento prostituido en el lenguaje. Porque todos sucumbimos al prostíbulo de las palabras cuando aceptamos utilizarlas, deteriorando el animalario de la sinergia en la interpretación y en la sinestesia de los significados.

Es cosa de cada una, recuperar su voz.

Hay que mandar a tomar por el culo la escuela y el sistema.
Hay que exorcizarse de la familia como un psicópata.
Hay que atravesar la puerta de la locura y tomar todos los fracasos en el suelo resbaladizo de nuestra propia tumba.
Cada cual tiene sus verbos y sus pérdidas. Cada cuál en la simbiosis prostituye un verbo y un cuchillo. Y luego se justifica levantando la teoria, o hablando del carácter, del destino o de una mística porquiosera que sostenga la esdrujulidad y las traiciones.

Somos muchas. 
Yo también anduve más abajo que las  cucarachas. Y prostituí casi todo lo que me digné a amar. 
Por eso hoy también quito la coraza a la quimera.
Y la sé con cada uno de mis escritos. 
Y en los ojos del perro puedo sentir lo verdaderamente importante de estar viva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario