HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

crujir la bipolaridad del benceno
en el eco de la tormenta, en el antebrazo del ciprés
y al escupir el colibrí, sólo queda la música

a veces soy muy aburrida cuando escribo de los quebrantos, de la metafísica, de la daga del rayo en tu tumba profanando mi aplastado ojo del rizoma y de la cloaca

y al final, lo importante, es ladrar junto a los perros
ser hilacho de sangre de oruga penetrando el desierto
ser la incomprensión de la dinamita y del polvo... en el beso de una ballena....

al final es el dadá cuando rompe la pared

aunque todo sea un desastre
aunque nuestro destino sólo sea comer malvas

es el golpe del anacoluto en el opio que se abre

es brincar ebrios de tambores y sin para-rayos
saltar sin airbag al sexo de las galernas

jugar
jugar hasta que las polillas tengan otra vez los fusiles de la memoria de los lobos y apunten a la policía

No hay comentarios:

Publicar un comentario