HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

derroche... de tu ausencia evocada
en el paso ciego de la goma quemada
barracón que empuja
y golpea tambores
en añejos vinos
que aran títeres donde tu olvido tortura mis cuadernos

sobre las nubes
despojo el sepelio
de tus carnicerías

y aprieto hacia mis senos
el cuchillo de luz de tu casa desmantelada en mis abrazos

porque eres el sacrificio y la guerra
de un canto que ahogó la luna en mi vientre

No hay comentarios:

Publicar un comentario