HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El año pasado por éstas fechas.. estaba en costa da morte.... no dejó de llover ningún día. Empapada de sal y del canto de los jabalíes. Allí empecé a desintoxicarme de la mierda de la pastilla antipsicótica. Antes tomaba 3mg de Invega. Una porquería de una multinacional capitalista que castra el corazón de la diferencia.. corta el instinto de la violencia y la avalancha, baja la serotonina y eso también baja la alegría y el vigor, dicen que los locos provocan más serotonina que el resto de la gente.... Esa pastilla no se podía dividir y no había menos cantidad en su sucio mercado. Así que fui a la médica de cabecera y le dije que mi psiquiatra me había cambiado la pastilla por Risperdal (otra mierda similar) Yo no tengo psiquiatra desde hace 8 años. Pero ellos no lo saben. Y el Risperdal sí se puede cortar. La desintoxicación psiquiátrica.. ha de hacerse despacio, porque si se corta de golpe el síndrome de abstinencia del veneno puede provocar psicosis. Informándome en grupos antipsiquiatría hallé unas guías para abandonar las drogas que nos impusieron. Pero era demasiado lento. Aconsejaban que se tardara unos 5 años. Y eso me causaba desesperación. En éste año he pasado de 3mg a 0,5 que es lo que estoy ahora tomando. Y en la primavera ya la dejaré del todo. Esas pastillas son dañinas para el corazón y los riñones, incluso provocan daños cognitivos y de memoria, yo creo que provocan el caos en la mente, provocan delirios y agujeros negros en la memoria. Los psiquiatras te las imponen y te las venden como si fueran semen de cristo..cuando estaba en el manicomio y los meses al salir, hubo un entramado de coacción sectaria contra mí para que accediera a la medicación, como si esas pastillas me fueran indispensables, porque sino me volvería loca y todo saldría volando por los aires, me volvería la cucaracha de Kafka. Yo era consciente de que en mi brote psicótico había estado viviendo en otro mundo y había tenido ebrios delirios. Y como mi mente estaba llena de los antipsicóticos e inyecciones que me metieron por la fuerza en la unidad de agudos, estaba entrando en depresión, en una muerte, lo había perdido todo, estaba muy débil y vencida, y acabé accediendo a tomar ese veneno, aunque eso sí, si el psiquiatra me mandaba 3 pastillas yo tomaba una. 
Me encuentro mejor desde que he bajado la medicación. Ya no tengo esa Náusea de Sartre, casi nunca. Antes, había instantes que me entraba una digestión caníbal de los significados y del paisaje y me quedaba flotando como un agujero de gusano, era incapaz a escribir y hacer cualquier otra cosa, trataba de invocarme hacia la continuidad, como un credo de sangre, convencerme de que el sol seguiría saliendo al amanecer, y tardaba 3 o 4 horas en regresarme.. entonces pensaba que eran los heraldos negros de la locura, pero hoy sé que era la locura que provocaban las drogas psiquiátricas.
Recuerdo que una vez le dije a un psiquiatra que me trataba antes, hará 10 años, "vosotros no curáis nada, esa medicación perpetra la enfermedad y hace todo lo contrario a una cura, sino date un paseo por el psiquiátrico, toda esa gente que sigue las pautas de medicación están convertidos en zombis, los habéis enfermado definitivamente, además dónde está lo científico que demuestre lo que me tratas de vender de esa pastilla" recuerdo que él me dijo "vale Mareva, ya me has deprimido del todo, mi oficio no sirve para nada".  En el fondo era un tipo simpático.

1 comentario:

  1. Yo siempre he curado mis brotes en una mirada directa y ardiente. Cuando no la encuentro, me devora la ausencia en una distancia sin espacio.

    ResponderEliminar