HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El bandoneón de tu huella sumergida donde la hechura no abarca el aullido de tu pecho. Ni seca la tierra removida el silente y la espada.. de las menos cuarto al borde de un camino incendiado en tu palabra seca del abismo de la caja musical que destruyó el tango en el extremo de ese delirio, cuando desnudos y atados gemíamos el olvido de la tierra en los mástiles de las gaviotas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario