HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El cielo va tomando un tono de aullido de luz, aunque la montaña todavía está completamente negra. Hay un silencio, una mística que abraza los pasos silenciosos de rutas amnésicas.. enamoradas de la mar. Tengo muchas ganas de que Kavka crezca un poquito más.. y llevarlo al mar. Creo que los labradores son perros que les gusta mucho el agua.. y me hace mucha ilusión la idea de compartir esa pasión con el perro.
Amanece despacio.. allí detrás de las montañas... hay un hueco hilvanador de historias imposibles.. y yo tengo que obviarlo y entregarme a la vida. Sacar ganas de donde sea... y buscar esos trenes a Rusia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario