HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

el desorden del alegato de la ausencia
en la inquietud de tus lunares de tierra removida
caidos en mi papel como coñac

hoy somos telaraña de niebla en un libro descatalogado henchido de opio y de golpes en la noche

desterradas del amor, de la reciprocridad de las postales en la hervidera de un mancha sepia rompiendo fotografías atormentadas por tus bodegones

siempre tuve alergia al amor de los amantes, entre lo humano
sólo me era admisible el de la utopía, el imposible, extranjero y vagabundo, el terrorista, exibicionista y abandonado por los párbulos cuervos

tal vez por eso que me pasó en la infancia
tal vez porque vi muchas veces el desprecio y mi ser se amotinó en la insaciable diferencia, en la antagonia, en el fuego de la arista, en el orgullo de los moratones... y aprendí a reconocerme a través del odio de los demás, y hallé en la soledad, mi isla y mi metralleta

también mis sentimientos
se mantuvieron como en la infancia
siempre de perros y estrellas

mis relaciones de amor fueron de otro mundo
las de la tierra no eran amor, eran sexo, gozo y abismo, eran infieles, profanas y sucias, etílicas y de brujos

sólo amé lo inasible
lo inhumano
lo que no me podía tocar

en la piel nunca escuché el amor
escuché los paraisos de los animalarios, los cantos bandoleros, el exceso del whisky y el desarraigo

al que más amé de todos fue a K. y desde el primer día que mi corazón proclamó su LSD, supe que ningún suelo podría acogernos, sino en la explosión de la muerte

tal vez es algo patológico de un escritorio lleno de carcoma
o mis margaritas cantadas en el barro con los chanchos y los ratones

mi primera condición del amor, es la distancia, alzar de poesía y éter, sueños de milicianos y de Imposible, ardor de etanol y caminos devorados
cuando ese amor toma la forma tocable de un humano, se me acaba el amor, y yazco en el espanto, y se jodió  la milonga, se hace sexo y vino, se hace el deseo de la profunda traición, adulterio de mis tristes canciones de esparto y obligatoria despedida

No hay comentarios:

Publicar un comentario