HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El hueco del significado. La mano desnuda de la ausencia. El whisky de tu noche entre mis piernas profanando el alfabeto del monzón cuando somos gas entrando en la vulva de la nada... y ahorcamos a un hijo en los brazos de la luna, incandescentes del camino volado por los aires hacia el humus del verbo. Cuando cortadas las costillas en el polvo de la mariposa esnifamos de la distancia el golpe seco que desvela la ventana del presidio. 

Soy respecto a la humanidad, un poema en un papel que cae sobre el fuego. Soy la ceguera de un jabalí bajo una lluvia de diciembre olisqueando el cadáver de su madre.
Soy el anacoluto que no ha olvidado la abolición de la propiedad mientras me enveneno al mirar a los "dueños" prostituir el aire. 
Soy la hermana bastarda de la incertidumbre, dándole a los lobos, lo que no di a la seguridad social, lo que no firmé con el diablo en tus oficinas, ni en tus moradas. 
Soy la división de mi nombre.. en la garganta del etanol.. abriendo boquetes en el cielo que osó un territorio y una aduana en el aullido de los avasallados, cuando la contaminación del burgués y sus palacios, llenaron de sangre la dignidad y la justicia.
Soy polvo negando. Polvo dando al polvo lo que otros querían dar a la gloria.
Soy la viuda que no volverá a casa.  En el temblor del precipicio. En la cresta de la deriva. En el sepulto al que llevas flores asesinadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario