HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

En estos días, buscaré el pretexto del solsticio en tu casa abandonada.. de hambre y martillo por las veredas y por los bares, de 100kilos de luto encima del mechero, sin afectación romántica, sin pobre essperanza, sin frígida luz del mediodía.
Porque aquí nunca ha pasado nada.
Lágrima de payaso en tu lirio. Cosidos de petricor en tu vida acuchillada en la arena.
Larga mirada sobre lo incognoscible. Mutación de la rosa del sepelio, sobre tus hombros, como chimpancé, como plomo, como ala-orquídea de mariposa.

Fueron muchas historias que acabaron limpiando lunas en el semáforo. 
Tomando migajas y echándose a la selva.
Sin desquitar, sin fenecer, sin simular que estuve allí y que también tu herida fue mi herida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario