HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Está cayendo la helada. Hace una hora marcaba el térmometro 5º bajo cero, dicen que está noche será muy fría. Ahora todo está silencioso. El perro se ha dormido, cansado de correr y zafarrancharse. Nos hemos encontrado con un inmenso mastín que parecía vagamundo, nos ha seguido amigable un largo rato. El mastín siempre me ha causado fascinación y el de hoy era de los más grandes que he visto. La naturaleza estaba muy hermosa y anocheció sobre nosotros debajo de los chopos. Al pisar la hierba se oian crujidos, porque todo estaba congelado. Un murmuro de topos cuidaba del silencio. El arroyo. Un lugar donde el aire aún no está del todo contaminado y la vida late un canto del lobo donde la luna envuelve el eco de tu Imposible y la despedida no se lleva nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario