HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Está helando.. tengo la ventana abierta para no intoxicar al perro con el tabaco. Prefiero el frío que dañar al perro. En cambio no me preocupó ni para mí ni para otras personas. A él lo siento como a Hierro.. hermanos de nieve y de la fragilidad de una balacea de desierto sobre la rosa de jericó cosida en el horizonte. 

A veces nos ladramos y alborotamos la soledad del cielo.  X. me dijo "no te preocupes el perro dentro de un tiempo crecerá y se hará perro, dejará de morder y tú en cambio seguirás corriendo detrás de él como una niña como haces con el gato" 

Y yo creo que los perros y los gatos son siempre indómitos niños y hay que serlo con ellos hasta el éter de ocasos liberados en mares que encrestan el fuego gaseoso del aullido.. mientras la guitarra de la luna invita al siguiente baile y se cortan las cuerdas a la muerte en el motín de los barracones y la esdrújula fe de los que no tienen mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario