HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hay nubes hermosas y violentas que marcan su silueta oscura plegadas en otras nubes.  Una vez subí en un avión para ir a Tenerife. Y fue cuando descubrí que aunque las nubes ocupen todo el horizonte y los cóncavos y convexos del cielo, crecen sobre la misma altura, como una espada clavándose en un estómago. Nadie me lo había dicho. Casi nadie habla de las nubes. Desde entonces me parece mucho más profundo el fin que mis ojos alcanzan en la mirada cuando se funden en el vapor gris de las penumbras.

1 comentario:

  1. El conjunto de nubes "chicharreras" forman un paisaje siniestramente lindo, tienes razón...nadie habla de las nubes, nadie habla de la salvación que proyectan ni de lo cruel que a veces puede llegar a ser su esponjosidad...será porque al final ninguno de nosotros compartimos un mismo ojo, un mismo cielo.
    Buena Tarde,maestra!

    ResponderEliminar