HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado ausente. Con el perro como dos hojas de viento olvidadas roncando una memoria imposible. He perdido la vehemencia de la escritura.. mirando en la noche el descender de espacios vaciados borrando los rostros con guadañas de tiempo. Ahora me he puesto un abrigo, la luz del flexo, las habitaciones vacías, una nostalgia extraterrestre... un desfallecer de papeles manchados, de disparos de ausencia. Y sin embargo es bella la noche, aunque eche de menos algo. Aunque las palabras me expongan despojada, viuda de la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario