HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado con el perro... jugando, durmiéndome de caminos viejos y acabados, tocando un piano de chopos donde ciertas flores esperan la nieve. Luego tal vez me ponga a pintar. Estoy algo rota contra la escritura, pero hallé un motivo en la ausencia bailada junto al perro.. una mística del vaciamiento, de la muerte del pronombre y del destino, de todos los almanaques y mapas. Con ese deseo de cantar sola con la naturaleza muerte, con un vaso de vino, con el olvido y lo que se marcha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario