HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado haciendo algunas pintadas y borrando viejas caligrafías de fantasmas. Mañana voy a pintar los azulejos del servicio que estaban ensangrentados de amor a estatuas de la muerte. Y sustituirlos por la vitamina C de los cuervos surcando los mares que acababan donde empezaba esa botella de whisky y el equilibrio se iba con las anguilas y con el cascabel de las serpientes a palmear el flamenco con los huesos de la luna y los tacones de la metralleta que alguna vez volverá a empuñar el abajo para arrancarnos de encima a todos esos castradores de la libertad y del bien, mercando con nuestro pan y con nuestra vida, por esas sucias monedas envenenadas que se les oxidarán en el culo y defecarán el sol mientras son devorados por el viento que sólo canta en los vagabundos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario