HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado haciendo un vídeo. Jugando con Kavka. Viendo la lluvia transversal a tu habitación destrozada en los párpados de un hoguera oblicua que te robará todo antes de que la palabra acoja el tango de nuestra desventura. Pero no fue para tanto, esto nunca fue un drama, fue pis de bruja, esdrujulidad, humor negro del fracaso acunando duendes donde el horizonte te abandonó y te dejó pagado todo el vino y el adulterio de abril en naves quemadas bajo la astilla de tu escritura, como leones destazando la crudez de una muerte.
Son tiempos de exilio, patada en la despoblación. Mano del desierto en tu cama vacía... me oyen los sapos y la nieve, me sujeta un perro al fuego de la vida. Lo otro son escombros en una soledad pretérita, afilada del ansia de tu marihuana en ese aparcamiento cuando era muy tarde para aprender nuestros nombres. Hoy caminamos hacia la sal espía de una utópica galerna que penetre en el olvido la cercanía de un beso en las torvas de nieve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario