HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado jugando con el perro.. hacía mucho que no hacía tanto ejercicio de correr, saltar, crotorar como gorilas. El perro me devuelve a mi infancia.. a las fortalezas de los placajes de nieve y zafarrancho, al sueño de las libélulas y la luna atada a los lagos. Ya ha aprendido a traerme las cosas cuando se las tiro, a dar la patita, a sentarse, y a descontriñarse de jauría cuando nos avalanchamos ebrios de luna. Es tan fácil quererlo y ver todo el universo en sus ojos. Es tan fácil recuperar la esperanza cuando te acerca su hocico como una respiración de la mar y de las selvas, como todas las hierbas de la tierra brotando en el golpe del viento cuando se abren todas las manos como barro que esculpe el surco de la libertad y de la vida.

1 comentario:

  1. ojalá más bellas esculturas como tus textos y más hocicos universales donde olfatear la esperanza de un nuevo y resistente universo para la humanidad.
    Besos!

    ResponderEliminar