HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado jugando con Kavka. Le he atado un peluche a una cuerda.. para que gane equilibrio y reflejos en el salto. Hay una luz muy bella de invierno florecido. Un silencio místico con un poco de aristas. Parece que anda contantos historias primitivas el río.. y se cuelan por tu casa de Madrid y salpican las ausencias, sin qué se debe ni problemas de lingüística. Parece que todo va bien al mirar el sol en el monte. No es tan raro existir cuando tosta el viento los lienzos heridos de la pared y una guitarra se muere por hablar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario