HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado jugando un rato con el perro, de forma perruna. Pero hoy quiero interaccionar de un modo más creativo, para desarrollar nuestro lenguaje y nuestras almas... Incluir más significados y profundidades.
Cae un poco de lluvia. Los chopos desnudan los nidos de las urracas. Hay algo que siempre me estremece al ver los nidos entre los árboles de invierno. Como si viera el flujo del tiempo y las eclipses, como si los ojos de mi abuela bebieran entre las castañas el olor de la madera quemada y los sonidos de las paladas de nieve donde los perros aman.
Ayer había publicado la carta a K. Pero hacerlo parecía un burdel literario y la quité. Aunque es cierto que la mayor parte de mi intimidad y de mi experiencia, es un burdel literario. Ya no hay cosas sagradas para el poema, ni para la ocultación. Lo que no escribo pertenece a la censura de mi Franquestein, pero en ciertos momentos de su erótica ya dejan de estar en mis corredores. Generalmente cuando ha habido un proceso de surrealización y jeroglífico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario