HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He ido a por pan.. y me senti, por primera después de muchos meses de abismo y angustia de espinada rosa, en paz,  caminando mi camino, mi anticamino... tostándome por las cumbres de caliza, por el silencio del asfalto bañado con el sol después de la helada. Sentí que otra vez los significados eran los significados y se embriagaban de viento y de inmensidad y desierto y frío y lumbre y cercanía y lejanía, y lucha y armisticio de pólvora y luna llena, al mismo tiempo, como un vals desatando pájaros en la persona más solitaria de la tierra. Como el poema y el olvido.... bebiendo del mismo vaso el brillo de las estrellas. Me sentí otra vez, un reflejo del abstracto de la vida, sin estar sujeta a ningún verbo ni destino, sin deberme a nadie ni a nada... como un barco a la deriva, feliz de cada segundo de mar. Sin pensar en la felicidad. Sin distinguirla ni compararla con nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario