HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He ido a por unas cervezas.. y he puesto un poco de música, para celebrar el absurdo y el delirio del quebrantamiento de verso y del hueso, cuando estaba muy lejos y soñaba con tus quillas amarradas a mi infierno. Y era del todo desheredada y escupida.. al boicot de la alcantarilla y la luna.
Y andamos siempre al paro y al vino. Siempre robándole a la literatura un colchón con pulgas y hachís... para echar a la mar y no partirse los dientes en el cielo equivocado.
Nos matamos y nos revivimos ebrios de casas desmanteladas cuando tu escritorio abre el espanto de caminos volados por dinamita y yo soy crucifijo y espada de una rosa llena del moho de tu infinito.
Son tiempos de volar sin sombra ni cobijo, ni llegar, ni haber tenido nada allí detrás. Son tiempos de escenarios de benceno detrás del vapor de tus cristales.. sumando y dividiendo el pentagrama cuando tengo dentro de la boca tu barracón y tu desgracia.. y ese piano derrite entre mis piernas la despedida que ya celebró tu coñac en el exilio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario