HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He puesto la de un "lobito bueno" de Paco Ibañez.. desde niña amaba esa canción... y se la he cantado a Kavka.. y ponía de lado su cabeza y aullaba y luego se quedó panza arriba como un pez en la mar.

Hay dos tipos de monstruos, el del capitalismo y sus leyes y sus estados de la falsa democracia, sus constituciones y la imposición de su dudosa  moral y tribunales de justicia de hipócritas y verdugos que han robado la tierra a la tierra.
Y el del yo.
La parte política obliga a la revuelta.
La parte existencialista a la humildad de los vagabundos y a la avalancha del éter y del rizoma.
Cada cuál ha nacido en su granada de subjetividad y explosión de un sinergia conjugada sobre un idioma propio que ha sido violado y adulterado por el idioma de la patria y de la cultura.
Cada cuál ha crecido en su golpe y hacha, y ha arbolado su propia lucha por el SER y el liberar del grito y de la entraña y su verdadero lenguaje.

En la sociabilidad, cuando no hay horizontalidad y amor y se intromete alguna intención, deseo de poder o el instinto animal del avasallar al otro para masturbarse del éxtasis de esa gloria y alzamiento. La palabra se vuelve una trampa, la relación un laberinto de fango. 
He visto muchas veces el rollo de atacar en el otro, lo que está en uno mismo censurado y herido, usando al otro como chivo expiatorio. Cuando en realidad es el propio ser el que está acorralado y ahogado y lleno de mierda, y hay mucha gente que lava su mierda, atacando esa misma mierda cuando la reconoce en el otro, pero sin el valor y la honestidad de ser kamikace con su propia entraña, de entregarse como un esperpento, como la pólvora de la derrota, como los suelos corrompidos de esa humanidad y la oscuridad sin la farsa del Ideal, o de la masturbación del cielo. Sabiendo que en el YO vive absolutamente el todo y la nada.

Hay una hipocresía colectiva metafísica... entrañada en la sociabilidad.

He visto incluso entre personas de la resistencia y la lucha del Ser, esa misma mierda.  Gritar como una jauría cuando llega lo injusto y la mirada enjaulada a uno, pero perpetrar la pared y lo verdugo en el ojo del otro y justificarlo entonces con mil y un cuentos. 
Hay que ser mar en la mar, árbol con el árbol, animal con los animales, y LSD con el otrx.

Por eso prefiero tratar generalmente con perros que con personas. Aunque también he amado a personas que me han sido estrellas y navíos, me han empujado al valor y la camaradería, al Sueño y a los bailes de nitroglicerina. Que han protegido con canciones y aullidos mi fragilidad y me han recordado el canto cuando yo lo había perdido.
Hay personas que cuando caes, se ponen encima como yugos. Hay personas que cuando el lobo se pone manso y flaquea y no se tiene en pie, disfrutan con canibalismo de su muerte y entonces se envalentonan y se hinchan. Pero los verdaderos compañerxs, buscan la trinchera en el valle de los avasalladxs y te ofrecen su grito y su vino cuando tú lo has olvidado.

Hay algo para mí indispensable en los humanos para que yo les abra mi corazón, la humildad de los vagabundos en el Ir, la enamorada derrota y la sinergia.....y la fiereza de sus Diógenes contra el rey y la policía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario