HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy estoy contenta de la manzana clavada en el cuchillo. 
Gira 180º tus lágrimas de azufre y me sube las faldas donde baja el diablo a devorar tus poemas.
Y entre mis piernas tu fruto es también el monzón de mi casa desmantelada.
Y si te lloro, con la mano abierta en el cadáver del sol, es porque sólo tú, trajiste el orificio del olvido y los sembraste en mi piel con el esperma de tu mar anochecida cuando las palabras ya no servían para nada.
Pero en el arpón de tu piano mis ballenas varadas.. vomitaron otra vez la tierra en la que empezó todo esto. Y pegada a tus labios mi ausencia y mi paraiso, pasaron las páginas de tu inmensidad, chupándole la tinta al fondo de tu botella-barómetro de mi exilio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario