HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

hoy me sabe muy rico el vino.. con esa tonada de la momificación de tu voz bajando las escaleras hacia el metro, al borde de la ausencia, con los bolsillos llenos de agujeros que sobre tu alma encharcaron las lágrimas de las estatuas de mi norte suicidado cuando en tus labios los mapas eran pájaros vencidos sacando palas de tierra a mis sombras

y si mi grito aún se retuerce por llegarte
será pasto y remolino de niebla
y en la flota un ocaso de sangre levantará los muertos de la mar
como techo y abrigo de las despedidas que ensañamos en los espejos

No hay comentarios:

Publicar un comentario